03
Febrero
2012

La importancia del gateo en el desarrollo de los niños

La importancia del gateo en el desarrollo de los niñosPocos padres son conscientes de la importancia que tiene el gateo en el desarrollo intelectual, espacial y motriz del niño. No sólo es la actividad que les permitirá comenzar a caminar, sino que es una función básica para un correcto desarrollo del cerebro.

El gateo desarrolla la visión, la tactilidad, el habla, el equilibrio, la coordinación manual y motriz, la orientación y el sistema propioceptivo (Un conjunto de receptores y nervios que le permiten al bebé conocer y manejar su posición corporal en el espacio) además de otras importantes funciones. Por el desconocimiento que hay sobre este tema, muchos padres no promueven el gateo en los niños, sino que utilizando columpios y otros artefactos, los llevan directamente a ponerse de pie, saltando una etapa fundamental en su desarrollo.


El gateo es un proceso imprescindible para el bebé, que repercute a nivel neurológico y de coordinación: Prepara al niño para posteriores aprendizajes, especialmente para el proceso de lectura y escritura; le permite el desarrollo de la autonomía y le ayuda a desarrollar seguridad en sus movimientos y acciones.

Es típico, que los niños que se ponen de pie sin tener desarrollado todo el sistema queden confundidos, miren a su alrededor, se asusten por no lograr mantener la posición vertical, bajen al suelo y pasen de nuevo una temporada gateando. Cuando el sistema de funciones cerebrales necesarias esté lo suficientemente maduro por sí mismo o
Convenientemente estimulado, el propio niño se pondrá de pie. Los primeros pasos suelen aparecer alrededor del año de vida. Entre los 16 meses y los dos años se afirma el caminar en dos pies.

La importancia del gateo va mucho más allá de una simple mejora en la movilidad del bebé. Su conexión con el desarrollo físico e intelectual del pequeño lo convierten en un factor clave que implicará y marcará el desarrollo de sus aprendizajes escolares y extraescolares, entre otras muchas cosas.

 

¿Por qué es tan importante el gateo?

  • Porque conecta los hemisferios cerebrales y crea rutas de información.
  • Desarrolla el patrón cruzado (es la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal organizado y el equilibrio del cuerpo humano).
  • Desarrolla el sistema vestibular y el sistema propioceptivo (ambos sistemas permiten al niño saber dónde están las partes del cuerpo).
  • Desarrolla la convergencia visual y posibilita el enfoque de los ojos.
  • Desarrolla la oposición cortical (que el dedo gordo de la mano se opone a los otros cuatro dedos).
  • Le ayuda a medir el mundo que le rodea para que pueda adaptarse a él.
  • Le ayuda a establecer la futura lateralización. (determinación de la dominancia manual, ocular, auditiva y podal).
  • Desarrolla la coordinación cerebral ojo-mano de forma que pueda coordinar movimientos correctamente en el futuro.

Para estimular el gateo en el niño, debemos:

Buscar un espacio en el suelo que esté limpio, liso y sea seguro para él.
Nunca forzarlo a ponerse de pie ya que, si no está preparado le creará una gran inseguridad.
Dejar que el niño gatee libremente y evitar abusar de aquellos aparatos que retardan el desarrollo del movimiento.
Permitir que maduren y se asienten las fases previas al andar.
Promover que gatee persiguiendo un objeto (pelota, peluche, sonajero, etc.) que es mucho más efectivo que el gateo en alfombra.

Fuentes
Blanca Montijano Pérez
Especialidad: Educación Infantil